La Mandrágora, sus poderes y cómo recogerla

Raiz Mandragora

Si quieres encontrar mandrágora has de buscar en bosques densos en los que la luz del sol apenas consigue colarse. Busca junto a ríos y arroyos, en donde la humedad es aún mayor. Lo más peculiar de la mandrágora es la forma de su raíz, que es larga y gruesa y suele estar dividida en dos o tres partes que, si miras bien, se asemejan a un cuerpo humano. Sus hojas son verdes y oscuras, sus flores blancas con tonos violáceos, sus frutos son pequeños y redondos y su olor no es muy agradable.

Encuadrada dentro de la familia de las solanáceas, puede encontrarse en países de clima templado bañados por el mediterráneo. Dicen que de noche es más fácil de encontrar, ya que una de sus peculiaridades es la de su fosforescencia, ya que si la observas en la oscuridad notarás que emana de ella una tenue luz.

Si bien la mandrágora contiene elementos activos que la clasifican dentro del conjunto de plantas medicinales, lo cierto es que ha sido sobre todo la creencia del parecido de su raíz con un cuerpo humano lo que la ha llevado al altar de las plantas mágicas.

Así, desde la antigüedad, la tradición popular le ha asignado poderes como amuleto de la buena suerte y de la felicidad, y también como amuleto para curar la infertilidad. En la Antigua Grecia se utilizaba por sus propiedades narcóticas para aliviar el dolor de enfermos y accidentados. Otro de los poderes que se le ha asignado a la mandrágora ha sido el de ser un poderoso afrodisíaco, pero hay que tener mucho cuidado ya que la raíz es venenosa.

Para recogerlas, ya que toda precaución es poca, puedes utilizar el método que seguían nuestros antepasados. Primero se excava alrededor de la planta para que te cueste menos sacarla de su escondite. Luego ata la parte superior de la planta a un perro con una cuerda. Aléjate y llama al perro desde lejos para que intente ir hacia ti. Del tirón, la raíz de la mandrágora saldrá a la superficie.

Mandragora

Pero recuerda, tápate bien los oídos para que su grito desgarrador no penetre en tu mente. No querrás volverte loco o caer fulminado de muerte súbita, ¿verdad?.

Imprimir

Tags:



6 comentarios

  1. Nerea dice:

    Apenas sabía nada de esta planta hasta que hace unas semanas leí sobre ella en el libro Secretos de una bruja moderna (Mery Meyer). Me llamó mucho la atención y ahora leo este artículo ¡qué curioso!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top