La magia de los árboles en el horóscopo celta

Arbol mágico

Los árboles fueron utilizados por los primeros seres humanos como proveedores de alimento por sus frutos, y su madera usada como combustible, vivienda, herramientas, barcos, lanzas y demás objetos. Su sombra protegía del calor del sol y servía para ocultarse de los enemigos. No es de extrañar que, con el paso del tiempo, tanto los bosques como los árboles llegaran a ser considerados mágicos y fueran incluidos en las leyendas y los mitos de la mayoría de las culturas.

En la mitología celta, el conocimiento de los árboles como vínculo entre este mundo y el del más allá, formaban parte importante de su cultura y tradiciones. Se decía que si alguien se quedaba dormido bajo un árbol, se despertaba en el mundo de las Hadas. Cada uno poseía poderes mágicos diferentes y ésta “personalidad” influía en el individuo. De ahí el origen del horóscopo celta.

Y ahora vamos a exponer los diferentes árboles y su energía:

– El Abedul – 24 diciembre/ 20 enero

También conocido como “la Señora de los Bosques”, este árbol representa la renovación y la transformación.

El nacido bajo su influencia es una persona impulsiva, voluntariosa y con gran ambición por llegar alto. Cree que el trabajo duro y la persistencia son la clave del éxito. Además tiene la capacidad de motivar a los que le rodean y contagiarles su energía. Ahora bien, poseen dos lados, uno frío y racional que le permite tomar el mando cuando es necesario, y otro amable y encantador, dotado de un ingenio vivaz y amante de las cosas bellas.

– El Serbal – 21 enero / 17 febrero

Visionario, idealista, de una gran agudeza mental.

Se lo conoce como el Pensador, el filósofo del zodiaco celta. Sus forma de pensar es original, tanto que a los demás se les hace difícil entenderle. Por eso prefiere no mezclarse con la gente y tiende más a estar solo. Puede parecer frío y distante, pero es sólo fachada. Su fuerza interior no sólo le lleva a superar los obstáculos de la vida, sino también a transformar a las personas y al ambiente que le rodea. Puede que la gente no se relacione mucho con el Serbal, pero desde luego lo admira por ser único.

– El  Fresno – 18 febrero / 17 marzo

Creativo, intuitivo, con grandes dotes para las artes, parece estar permanentemente inspirado por la naturaleza. Pero su campo preferido es todo lo relacionado con lo espiritual. Es el hechicero del zodiaco celta.

Al tener cierta tendencia a la introversión y al mal humor, es considerado como una especie de ermitaño. Pero lo cierto es que utiliza la soledad para la inspiración, la fantasía y la creatividad. Su vida interior se renueva constantemente y como la superficialidad no es lo suyo, le importa muy poco la opinión que de él pueda tener el resto del mundo. Poseen una gran generosidad de espíritu y aunque puedan parecer débiles e ingenuas, no lo son en absoluto.

– El Aliso – 18 marzo / 14 abril

Al Aliso se le debería bautizar como el Pionero, por la capacidad de abrirse camino hacia nuevas metas y atraer fieles seguidores por donde quiera que pase.

Su arrolladora y fuerte personalidad le hacen atractivo hacia todo el mundo, sin importar clase ni condición. Tal vez el motivo sea su confianza y fe en sí mismo. No tolera la hipocresía, de la misma manera que él jamás se comporta de esa forma, sino que es directo y franco. Tal vez le vendría bien aprender algo de diplomacia para evitar alguna que otra pelea y algún que otro enemigo. No le gusta perder el tiempo porque es una persona de acción y le da mucha importancia a los resultados. Al ser muy competitivos, deben tener cuidado de no gastar toda su energía, y eso que la mayor parte del tiempo la utiliza para ayudar a causas ajenas.

– El Sauce – 15 abril / 12 mayo

Las personas nacidas bajo la influencia del Sauce son muy difíciles de conocer en profundidad. Están llenas de misterio y son cambiantes como la Luna.

Poseen la extraña habilidad de estar conectadas con todo lo oculto que hay en la Naturaleza y a sus ciclos. Su mayor potencial reside en un extraordinario poder de percepción, casi sobrenatural que, si fuese capaz de trabajarlo bien, no sólo le permitiría mostrar al mundo su verdadero ser, sino alcanzar todo lo que se proponga en la vida. Lo que sucede con el Sauce es que suelen tener miedo a desvelar esta parte de su personalidad para no ser considerados como individuos excéntricos. Uno de los objetivos del Sauce es llegar a confiar en su voz interior, porque tarde o temprano esa parte que esconde saldrá hacia afuera, lo quiera o no.

– El Espino – 13 mayo / 9 junio

La conocida frase “no juzgues a la gente por su apariencia” está hecha para este árbol. Hacia fuera transmiten una forma de ser e interiormente son de otra bien distinta.

Aunque puedan parecer alguien del montón, como suele decirse, dentro de ellos habita una ardiente e inmensa creatividad. Todo es objeto de su curiosidad y de su interés, y le gusta saber sobre cualquier tema. Maneja la ironía como nadie, aportando a su sentido del humor gran dosis de inteligencia y es capaz de reprender sin dejar a un lado su sentido del humor. Sabe escuchar y los demás lo buscan para desahogarse y soltar así sus cargas. A pesar de ser un minucioso observador, no se fía demasiado de sí mismo. De la misma forma que tienen una multitud de talentos, son unas personas que se adaptan a cualquier cambio en su vida.

– El Roble – 10 junio / 7 julio

El Roble simboliza la fuerza, y esa es precisamente la característica principal que otorga a quien nace bajo su signo.

Generoso, protector y solidario, es quien representa a los más débiles, a aquellos que no pueden expresarse ni defenderse por sí mismos. Es el más tranquilo y apacible de todo el zodiaco celta. Es íntegro y por eso no le resulta nada difícil que los demás lo sigan. Capaz de mantener la calma, incluso en los momentos más críticos, el Roble desprende una energía tranquila, pero fuerte, que transmite confianza y no se deja intimidar por nada ni nadie . Su respeto por el pasado, sus ancestros y por la historia le impulsa a transmitirlo a los demás, porque cree firmemente en la necesidad de tener unas raíces sólidas en la vida. Valoran la familia y disfrutan al máximo de ella, así como de la comunidad en la que viven.

– El Acebo – 8 julio / 4 agosto

El árbol del Acebo es poseedor de un aire de nobleza innata.

Sensuales y fieles, las personas nacidas bajo la influencia de éste árbol son transparentes y honestas, son igual que uno las ve. Su familia les importa mucho y la protegen como si de un tesoro se tratase. El Acebo está conectado con el lado más oscuro del año, según la tradición celta. Siempre está verde pero sólo da sus frutos en invierno. Por eso se le atribuye la cualidad de estar conectado con el lado oscuro de la vida por lo que es tiene la capacidad de “sacar” a la luz todo lo que está escondido. Esto se aplica a los sueños y aspiraciones de los demás, en los que él se involucra y apoya para que se consigan. El eterno verdor y frescura de sus hojas durante todas las estaciones del año le capacita para acceder a sus recursos internos y sustituir los problemas en ventajas y el pesimismo en optimismo.

– El Avellano – 5 agosto / 1 septiembre

La energía del Avellano dota a la persona de una mente eficiente y organizada.

El mundo académico está hecho para él, pues es capaz de retener la información de una manera asombrosa. Le gusta estar bien informado, hasta el último detalle, y su habilidad analítica es manifiesta, hasta tal punto que los demás pueden tomarle por una persona totalmente obsesiva y maniática. Y lo peor es que podría llegar a ser cierto si no se controla. Seguramente destacaría en cualquier materia relacionada con los números y los cálculos, la ciencia y la física, pero como posee una gran inteligencia no le resultaría nada difícil especializarse en cualquier otro ámbito del conocimiento.

– La Vid – 2 septiembre / 29 septiembre

Al haber nacido en pleno equinoccio de otoño, las personas influenciadas por el árbol de la Vid los hace cambiantes, yendo de un extremo a otro con suma facilidad.

Un día pueden estar pletóricos de alegría y al siguiente hundidos en un pozo de miseria. Su mente está llena de contradicciones y le cuesta equilibrar los dos lados de la vida. Esto se debe a su gran empatía, pues se identifica con ambos por igual y le es difícil tomar partido. La Vid no se destaca precisamente por su capacidad de decisión. En general suelen ser gente tranquila, pero pierden los nervios si se ven enfrentados a situaciones complicadas. La paz mental y emocional es importante para ellos, pues les proporciona estabilidad. Aunque esta descripción de la Vid la haga parecer débil, sería una gran equivocación caer en el engaño. No hay nadie como un individuo de este signo para liderar y organizar cualquier plan imprevisto.

– La Hiedra – 30 septiembre / 27 octubre

A la Hiedra se la conoce como La Superviviente en el zodiaco celta.

Por muchas que sean las dificultades a las que tenga que enfrentarse, su voluntad permanece siempre inalterable. El sentido del humor y su ingenio no sólo le sirven para superar sus propias vicisitudes sino que se los contagia a los demás para que superen las suyas. Compasivo y leal, no tiene miedo a responsabilizarse de todo lo que hace. Si hay algo realmente noble en el árbol de la Hiedra es la generosidad para con los demás aún cuando pasa por tiempos difíciles. Pero debe guardarse de no implicarse mucho en los problemas ajenos, porque podría llevarse más de una decepción. Los golpes que le da la vida llegan sin esperárselos, pero al poseer una gran fe, siempre encuentra una razón para todo, incluso para la adversidad. Pero no importa en qué situación se encuentre, porque el individuo nacido bajo este signo siempre sale triunfador.

– El Junco – 28 octubre / 24 noviembre

Si se quiere llegar hasta el fondo de un asunto, el signo del Junco es el más indicado.

Las personas bajo esta influencia son capaces de ir más allá de la superficie de las cosas y desvelar lo que está oculto. En la tradición celta el Junco es el que guarda los secretos. Le gusta la gente, sobre todo por lo que puede averiguar sobre ella. Magnífico persuasor, incluso manipulador, es capaz de engatusar a cualquiera para que le cuente todo lo que sabe. Allí donde haya una noticia, una historia o un cotilleo, podremos encontrar a una persona con la influencia del Junco. Precisamente por ese interés en las cosas que pasan, aunque sean pequeñas, el Junco bien podría ampliar esta peculiaridad y acabar siendo historiador o periodista. Desprenden una fuerte energía y la transigencia no es su fuerte. Al Junco le desagrada la debilidad y prefiere relacionarse con personas tan voluntariosas y fuertes como él.

– El Saúco – 25 noviembre / 23 diciembre

Las personas nacidas bajo el signo del Saúco aprecian la libertad por encima de todas las cosas, tanto que pueden parecer insociables a los demás.

Son alegres, vitales e independientes y sabe muy bien cómo controlar sus emociones para no estar tampoco atado a ellas. El Saúco es considerado como un árbol anciano en la mitología celta y, como tal, es poseedor de una amplia visión de la vida. Su sed de conocimientos le lleva a viajar a donde sea para aprender más y más. Es terco y piensa que siempre tiene razón y habla sin pensar, por lo que suele herir sensibilidades. Sin embargo, no es esa su intención. En su favor puede decirse que la persona Saúco es considerada con los demás y si hay un conflicto buscará la manera de solucionarlo. A veces necesita estar a solas consigo mismo para recargar energía.

Imprimir

Tags:



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top