Celebraciones celtas

Beltane

En varias ocasiones hemos hecho ya referencia a la magia celta. Y es que del mundo mágico que crearon, de sus tradiciones, de su cultura… proceden muchos de los rituales y costumbres que tenemos en la actualidad. Así, la cultura celta dejó un interesante legado: el concepto de la transformación en movimiento. Se trata de un modo de ver las cosas, de una filosofía de vida que entendía que cada cual libra su batalla personal en un proceso continuo que desemboca en la auto-transformación.

El pueblo celta era un pueblo esencialmente espiritual, que respetaba sobremanera las fuerzas de la naturaleza, así como a todos los habitantes de este mundo… y también del más allá. Esta atmósfera increíblemente mágica y mística que parece envolver todo lo que a los celtas se refiere, regía ocho festividades básicas para el desarrollo del individuo:

Samhain: Se celebra el 31 de octubre, coincidiendo con la festividad de Halloween y marca el inicio del año nuevo celta. Es el momento en que se abre la puerta del ultramundo y los espíritus vagan en la vida terrenal.

Yule: Marca el solsticio de invierno, al tiempo que simboliza la clara imposición de la luz sobre las sombras. En la noche más larga del año, los celtas encendían enormes fogatas y prendían velas para incrementar la fuerza del sol.

Imbolc o Candelmans: Tenía lugar el segundo día de febrero. La fiesta de la candelaria es una celebración en la que encendían velas con el único fin de aportar calor y luz, para que el sol recobrase fuerzas que tan necesarias eran para el planeta tierra.

Ostara: Señala el equinoccio de primavera. Se trata de un tiempo de renacimiento y renovación; es la fiesta del romance y la alegría y prácticamente todo se convertía, de repente, en un símbolo de fertilidad.

Beltane: El primer día de mayo celebraban una fiesta dedicada al dios Belenos, divinidad de la luz y el fuego. En esta festividad era coronada la reina de mayo. Se encendía una gran fogata y se brincaba sobre ella para lograr fertilidad, salud y buena suerte durante el año.

Midsummer o Litha: Apuntaba el solsticio de verano. Es la noche especial para hacer contacto con las hadas. Como la tierra esta en su punto mas alto nos concede todo aquello que pidamos a través de sus elementos y seres que los representan.

Lammas: Era una fiesta dedicada al dios Lugh el 1 de agosto. Fiesta celta de la prosperidad.

Mabon: En la celebración del equinoccio de otoño, la madre tierra otorgaba abundancia a sus retoños, los nutrientes necesarios para sobrevivir al duro invierno. Al mismo tiempo, simboliza la concepción de la muerte de las plantas convirtiéndose en renacimiento a través del misterio de las semillas.

Foto vía www.allpics4u.com

Imprimir

Tags:



1 comentario

Comments RSS

  1. yamila dice:

    Me fue de mucha utilidad,teniá mas informacion de la que yo creía que hiba a tener

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top