Aeromancia, interpetando las nubes

Nubes

Tal y como su nombre indica, la aeromancia es un método de adivinación por medios de las señales e impresiones del aire. Este tipo de mancia fue muy empleado por los pueblos primitivos y hasta en exitosas películas se hacen eco de esta forma de predicción (basta echar una ojeada a la entrañable película de DisneyEl rey león“). Así, se observan los fenómenos atmosféricos (arco iris, viento, niebla, nubes, la posición de los planetas…) para augurar el porvenir o la buenaventura de las personas.

Esto quiere decir que las imágenes que podemos contemplar en el firmamento son la clave de la aeromancia. Y quiere decir también que personas con un gran poder mediático pueden distinguir en el cielo los espíritus aéreos o “aeradi“.

El consultante cierra los ojos, se concentra y formula la pregunta. Éste es el método. Al abrirlos, observa el cielo en busca de posibles respuestas. El vidente traduce las formas inconcretas o vaporosas en predicciones exactas, un método con claras similitudes con la lectura de los posos del café o la aleuromancia.

Uno de los elementos más empleados (igualado con las nubes) en la aeromancia es el viento. Desde tiempos remotos se le ha atribuido al viento propiedades mágicas y misteriosas. De este modo, si nos encontramos con viento del este, se presagia suerte. El viento del sur, por su parte, significa revelación de secretos; el viento del oeste, infortunio, adversidad, desgracia; viento del norte, incapacidad para tomar una decisión.

Por otra parte, el vidente puede, además, intervenir en la formación de las figuras para que se adapten al mensaje adivinatorio por el cual pregunta el consultante. Esto lo haría el vidente de forma inconsciente, en forma de psicoquinesia.

Se dice que el saqueo a Jerusalén por Antíoco, por ejemplo, fue predicho por una persona que vio como las nubes, de repente, formaban unos misteriosos caballeros con arneses dorados. Es sólo uno de los múltiples casos en los que los fenómenos atmosféricos han dejado ver el destino de las personas. A partir de ahora, seguro que cuando miréis al cielo, estaréis buscando, inconscientemente, una posible interpretación a esas formas que las caprichosas nubes adoptan.

Imprimir

Tags: ,



2 comentarios

Comments RSS

  1. carlos dice:

    excelente articulo.

  2. Silvia dice:

    Hace como un mes vi en el cielo una gran nube que se dividia en tres … la nube recortada del medio parecia el mapa ( limites ) de Uruguay que quedaba dos nubes grandes que parecian el Brazil y Argentina, pronto las n

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top