El Samain, una puerta de entrada al Otro Mundo

Celtas

El 1 de noviembre se celebra en casi todo el mundo “Halloween“. Sin embargo, por esa fecha, los celtas celebraban el Samain (en la que se inspira “Halloween”), fiesta que todavía se conservan en algunos lugares donde este pueblo dejó un importante legado cultural. El cristianismo convirtió esta festividad en el día de “Todos los Santos“. Este día, los celtas celebraban el fin de año, el inicio del invierno y la conclusión del verano. Terminaba la última cosecha y el rebaño debía volver a los establos.

El Samain es la fiesta irlandesa mejor documentada o, por lo menos, la más mencionada en los relatos mitológicos o épicos. Se trata de festejar el momento en que los hombres tienen acceso al Otro Mundo. Era una ocasión única para honrar y rendir culto a los antepasados fallecidos. Las almas de los muertos volvían a caminar sobre la tierra. En cada hogar, los espíritus de los familiares perdidos eran bienvenidos y se preparaban alimentos para ellos.

Por otra parte, los celtas decían que había que espantar los malos espíritus y, para ello,encendían velas en el interior de calaveras de los enemigos muertos y las colocaban en los caminos y castros. Estas calaveras son los antecedentes de las actuales calabazas que decoran cada esquina durante la celebración de Halloween.

Para el pueblo celta era esta una fiesta religiosa celebrada por los druidas en beneficio de toda la sociedad (se llevaba a cabo un sacrificio animal o una ofrenda vegetal para honrar a los dioses). Además, se celebraba un festín, un banquete al que todos tenían que asistir bajo pena de muerte. Ésa es la parte del ritual que mejor sobrevivió a la cristianización y que, en la actualidad, mejor representa esta milenaria fiesta.

Imprimir

Tags: ,



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top