Rituales mágicos y espiritismo en la milenaria China

dios guardian taoista

Los rituales de magia chinos se remontan miles de años atrás. Después de tanto tiempo familiarizados con la práctica mágica, es normal que todas las clases sociales de China crean en su eficacia. Estas creencias se basan, en primer lugar, en la idea de que la mayoría de los fenómenos son controlados por los espíritus. En segundo lugar, beben de la fuente del misticismo de Lao Tse.

El sistema mágico chino, va desde los orígenes mogoles de su primitiva religión, hasta las formas más esotéricas y elevadas del Taoísmo. Los rituales y prácticas mágicas de los chamanes en las tribus mogolas, son la base del Shinto (sintoísmo). Desde China, el Shinto pasó a Japón, llevando consigo la creencia  en los espíritus, los médiums y la preparación de hechizos.

En ambas culturas, la jerarquía espiritual es muy parecida. Los espíritus se dividen en cuatro clases:

  • La Inteligencia Suprema, que es sólo una.
  • Las Inteligencias Celestiales o Angelicales.
  • Los Espíritus de los Planetas.
  • Los Espíritus de la Muerte.

Por otra parte, la herramienta mágica mas popular en China es el espejo. Estos son esenciales en la lucha contra los malos espíritus. El uso del espejo tiene una doble finalidad. La primera de ellas es reflejar el verdadero aspecto de los demonios. Una vez que éste se ha visto reflejado en un espejo, su poder se debilita y ya no puede seguir atacando al dueño del mismo. El segundo uso es asegurarse la felicidad celestial a través de su posesión.

El método por el que un espejo se convierte en mágico es un secreto muy bien guardado por los magos chinos. Pero lo que sí se sabe es que, cuanto más antiguo y grande sea, más capacidad tendrá para “pillar” los malos espíritus que tengamos dentro de nuestro hogar. El espejo mágico ha de estar siempre tapado, y sólo usarse para ver si hay demonios cerca.

También los brujos chinos creen firmemente en la eficacia de los hechizos. Estos deben escribirse en color rojo oscuro sobre un papel amarillo, o rojo normal. Para ello, usan un lápiz hecho de madera de melocotonero, trazando una extraña caligrafía que es llamada “celestial”. Esto hechizos, una vez escritos en papel, suelen pegarse sobre una puerta o esconderse bajo el cabello. También los queman, mezclando las cenizas con té o agua, y luego lo beben. Así, la buena suerte impregna todo el cuerpo.

En cuanto a la creencia en el espiritismo y los mediums, todo lo relacionado está profundamente arraigado en China. Así, por ejemplo, la escritura automática es usada frecuentemente para comunicarse con los que están al “otro lado”. Esto se realiza por medio de una caja de arena y una vara de melocotonero, a modo de lápiz, herramientas utilizadas por los espíritus a través del médium. Los presentes en la sesión, hacen preguntas escribiéndolas en tiras de papel. A continuación las queman, y cuando arden el médium escribe las respuestas en la arena.

Lo más curioso es que el lápiz se coloca entre las dos manos vueltas hacia arriba del médium. Así es prácticamente imposible controlar el movimiento y la escritura. Pues resulta que funciona, y ninguna de las personas que han presenciado esto saben explicar el cómo.

Durante este ritual, el espíritu que se manifiesta es tratado con cortesía, e incluso se le ofrece un sitio donde sentarse. A la hora de marchar, y después de haber contestado a las preguntas necesarias, los asistentes le dan las gracias, lo acompañan fuera del edificio y lo despiden en medio de reverencias y exclamaciones. Como debe de ser según la famosa cortesía oriental.

Imprimir

Tags: ,



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top