El mundo del Sentimiento en el Tarot

Cartas del Tarot

Estos siete arcanos de los que vamos a hablar hoy representan las fuerzas que dominan el mundo de los sentimientos: la parte de nuestro ser que nos distingue de los demás seres.

  • La Fuerza

En esta carta, la fuerza de la que se hace mención no es precisamente la fuerza física, es la fuerza moral, la fortaleza del espíritu. Aquella que es capaz de someter a nuestras fieras internas, tales como la envidia, la rabia, la impaciencia…Todos llevamos una bestia dentro de nosotros. Sólo un carácter fuerte, basado en el amor, la calma y la inteligencia puede tenerla bajo control

Cuando aparece la Fuerza, nos dice que no nos preocupemos, que poseemos la fuerza necesaria para afrontar cualquier adversidad, cualquier desafío que llegue a nuestra vida.

Lee más en: La Fuerza

  • El Ermitaño

El Ermitaño ha aprendido que todas nuestras acciones y pensamientos son como piezas que, unidas, forman nuestra propia realidad. Y lo ha hecho alejándose del mundo, aislándose del resto de los hombres. Así es como logra escuchar su propia voz interior y actuar en consecuencia.

Todos necesitamos alguna vez en nuestra vida, un tiempo de soledad, de aislamiento . Alejarnos de personas o situaciones que han llegado a producir en nosotros mucha confusión. Es la mejor manera, dice este arcano, de aclararnos antes de tomar ninguna decisión. Escuchemos esa voz interior que nos habla desde dentro. Es nuestra mejor maestra y guía.

Lee más en: El Ermitaño

  • La Rueda de la Fortuna

Hay veces en que pasan cosas y sabemos por qué. No las hemos buscado, pero ahí están. Casualidad, lo llaman algunos, azar, otros. La Rueda de la Fortuna trae consigo acontecimientos que no somos capaces de explicar ni de controlar.

La mayor parte de las veces, este arcano indica sorpresas felices, golpes de suerte, buenas noticias. Pero si miramos bien la carta, la rueda gira y gira, y unas veces se está arriba…y otras abajo. Es la naturaleza cíclica de la vida. La Rueda de la Fortuna no deja nunca de girar, y el ciclo se repite una y otra vez.

Su aparición indica que tal vez deberíamos considerar nuestras acciones antes de emprenderlas, no sea que nos afecten en un futuro no muy lejano. Este arcano se asocia con la ley del Karma. Ninguna acción se queda sin consecuencia. La dificultad reside en que los resultados no son tan obvios como para poder relacionarlos.

Lee más en: La Rueda de la Fortuna

  • La Justicia

Esta carta nos enfrenta a la Verdad, nos obliga a sacar a la luz todo aquello que requiere ser cuestionado. Su mensaje principal es el de rendir cuentas. Actúa a modo de “conciencia”: nos dice si estamos haciendo lo correcto o no.

No importa que los resultados de nuestras acciones sean de nuestro agrado o no, nos parezcan justos o injustos. La Justicia es imparcial y tajante. Cada uno tiene lo que se merece. Esa es la Verdad a la que tenemos que enfrentarnos cuando aparece la carta de La Justicia.

Lee más en: La Justicia

  • El Colgado

Es extraño que este personaje, colgado boca abajo, tenga un rostro tan tranquilo. El Colgado ha detenido todos sus asuntos, todas sus acciones. Pero no porque sí. Esto tiene un propósito: la iluminación. Este término no tiene otro significado que el ver las cosas desde otra perspectiva, aquella que nos ayude a pararnos y reflexionar. A veces, si dejamos de luchar, si simplemente soltamos, las cosas se revelan por sí mismas.

Algunas veces, el Colgado nos indica que sería oportuno sacrificar nuestros propios deseos para atender a los de los demás.

Lee más en: El Colgado

  • La Muerte

Tendemos a asociar a este arcano con la muerte en su sentido más literal. Y no es así. La Muerte, lo que simboliza, es una “muerte simbólica”.

Cuando aparece, sugiere que tal vez ha llegado un punto en la vida de una persona en que algunas cosas deben acabar. Puede ser algo que llevamos arrastrando demasiado tiempo y que nos impide evolucionar, como una relación, unas creencias, una forma de vida, un trabajo, unas aspiraciones…

La vida está en constante movimiento y los cambios son inevitables. Nos asustan, es cierto. Pero son necesarios. Sólo debemos tener presente que cuando algo desaparece de nuestras vidas, pronto viene algo nuevo.

Lee más en: La Muerte

  • La Templanza

“Deja fluir”, dijo un gran sabio. Justo lo que representa la carta de La Templanza.

No siempre es necesaria la acción. A veces basta con dejar pasar, con centrarse en un mismo y en su propia vida. Al fin y al cabo, lo que tiene que suceder, sucederá. ¿Por qué resistirse?. Dejemos de querer acelerar los acontecimientos. No luches contra la corriente, déjate llevar y confía en que llegarás a buen puerto.

La Templanza nos dice que es tiempo de reposo, de recuperarse de un período difícil. Tiempo para asentarnos. Tan sólo con esa actitud, crearás la energía suficiente para que aquello que deseas llegue por sí solo.

Lee más en: La Templanza

Imprimir

Tags:



1 comentario

Comments RSS

  1. yolanda dice:

    megustarie saver si soy amada por daniel ortiz reyes y si algun dia estaremos cerca

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top