Interpretar las rayas de la mano

montes de la mano

Hay quienes piensan que las rayas de nuestras manos reflejan y pueden adivinarse cosas pasadas, presentes y futuras que puedan sucedernos y que en ellas se puede leer nuestro destino. Popularmente, la quiromancia, precisamente, está relacionada con esta arte adivinatoria pues se centra en el estudio de las palmas de las manos y de sus líneas para intentar averiguar algo sobre la persona que las muestra. Es lo que conocemos como “leer las manos“.

Sin embargo, lejos de lo que los más paganos de ese arte piensan, la quiromancia no se basa solamente en “leer” en las rayas de la mano, sino también en la forma de éstas, en su superficie, y hasta en su color.

Serán temas que trataré en otros artículos pues hoy nos centraremos en lo que es su estudio principal: el de las líneas que podemos interpretar en nuestras manos.

La mano izquierda

Contiene la información genética de la madre y está muy relacionado con lo más antiguo, con lo tradicional, pudiendo, además, determinar nuestra natural tendencia hacia determinados comportamientos.

La mano derecha

Por su parte, la derecha se relaciona con el padre y hace referencia a la verdadera realización de las tendencias que reflejan nuestra izquierda.

lineas de la mano

Línea de la Vida (Vitalis)

Es la línea más conocida e importante de nuestra mano, pues la relacionamos con nuestra propia vida, con el camino que seguiremos a lo largo de nuestros años, con nuestros problemas y las soluciones que tomemos.

La podéis identificar mirando en la base del dedo gordo, donde la palma es más gruesa y carnosa, lo que se conoce como “el Monte de Venus”. La línea de la vida se inicia en él y lo bordea.

Una línea que está bien trazada y aparece clara, sin ningún corte, es el mejor síntoma posible, pues expresa mucha vitalidad y energía, tranquilidad y posiblemente, una vida larga y estable. Por contra, una línea corta podría denotar una existencia no demasiado larga, y mucho menor, si además, la línea de la vida es corta en ambas manos.

Las formas de esa línea también tiene sus propias interpretaciones: una línea fina podría indicar problemas de salud y de paz interna; por su parte, si la línea se desdobla para luego volverse a unir, significará que habremos de afrontar algún problema importante; cuando de la línea de la vida, sale otra pequeña en dirección al meñique, nos presentará como un hacha de los negocios; si por contra, presenta un ramal en su parte más baja de la mano, es que puede que pasemos en algún momento de nuestra vida por problemas dinerarios…

Línea del corazón (mensalis)

Está paralela a la línea de la cabeza, pero superior a ésta y más cercana a los dedos. Es la línea de nuestra mano que hace referencia a los sentimientos sean éstos alegres o tristes: amores, nostalgias, decepciones, alegrías, y también claro está, a las enfermedades propias del corazón. Suele ir desde bajo el monte de Júpiter (bajo el dedo índice) hasta la parte baja del monte de Mercurio (más abajo del meñique) en el canto interior de la mano, junto a Marte negativo.

Si el trazo es continuo y llega hasta debajo mismo del dedo índice, haciendo una pequeña curva, la persona será entonces amable y dado a los demás. Si además, es fina, es que somos bastante cerrados y nos cuesta abrirnos a los que nos rodean. Si está muy pegada a la línea de la Cabeza (la que está paralela a ella y por debajo), querrá decir que por lo general, nuestra razón va a decidir más que nuestro corazón. Cuando es larga y atraviesa toda la mano es que somos celosos pero apasionados. Por contra, si la línea sólo llega hasta el monte de Saturno (bajo el dedo corazón) es que somos una persona poco sensible. Si la línea llega justo hasta debajo del dedo índice y además se ramifica significa que somos enamoradizos y tendremos varios amores.

Línea de la cabeza (Cephalis)

Se sitúa entre medias de la línea de la vida y de la línea del corazón. De hecho, suele nacer del mismo sitio que la línea de la vida, muy unidas en el canto exterior de la mano, en Marte positivo, para irse separando poco a poco de ella. Es nuestra parte inteligente, la que revela nuestro grado de razonamiento. En cuestión de enfermedades hace referencia a males psíquicos o cerebrales.

Si esta línea es fina, de tamaño mediano y está bien trazada, es que somos una persona muy inteligente. Algo similar podríamos decir de aquéllo cuya línea de la cabeza no llega hasta el borde de la mano, que además de ser inteligentes, tienen una buena memoria. Las líneas largas y delgadas hacen referencia a personas ostentosas y extravagantes, mientras que cuando es recta y llega hasta el mismo borde de la mano, se trata de una persona materialista.

Si la línea baja hasta llegar al monte de Venus estamos ante una persona poética y romántica, mientras que si se acerca mucho a la línea que está justo por encima (la de la cabeza) es una persona lógica cuyas decisiones se regirán siempre por la razón y por el corazón.

Son, sin duda, las tres principales rayas de la mano que hay que saber interpretar, pero no son, ni mucho menos, las únicas, pues también podemos hablar de la línea del Destino, de la del éxito, la del amor o de la salud, por mencionar otras. Sin embargo, de éstas os hablaremos en un próximo artículo.

Imprimir

Tags:



29 comentarios

Comments RSS

  1. Kimmy dice:

    ¿Qué pasa, si no tengo la “línea de la vida”?

  2. lynn dice:

    Mi esposo tiene la linea del destino muy marcada q significa?

  3. A Omar dice:

    Hola, yo tengo una pequeña duda con respecto a La linea de la cabeza, ahí justo donde dice…« si la linea baja hasta llegar al monte de venus, entonces estamos ante una persona poética y romántica».. Ahí se quería referir en ves de venus a luna?

  4. Pablo dice:

    Si le das la mano a alguien y la persona sale arrancando, significa que estás muerta.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top